Estilo de juego por excelencia en los equipos de formación. Es ideal para que los jugadores vayan adquiriendo  y asimilando los principios básicos de juego.

Es el sistema de juego más empleado en mini-basket. Los jugadores tienen esa disposición para fomentar el 1x1 y para conseguir que la visión del juego sea percibida globalmente.

Es la primera evolución hacía el Baloncesto "completo". En muchos equipos femeninos es habitual ver este sistema por la escasez de jugadoras con gran estatura.

Es la "evolución final". Refleja una forma de juego en la que cada jugador ocupa un rol en una posición y está bien diferenciada del resto de sus compañeros.