El Padre-Mánager

El Padre-Mánager, es un artículo escrito por Javier Imbroda, ex-seleccionador nacional absoluto masculino.
Anteriormente estaba disponible en la webgrafía de los apuntes del Decálogo de principios para la Formación y por razones que desconocemos el enlace ya no está disponible.
A continuación, el texto original:

“Es un personaje que ha irrumpido con cierta fuerza recientemente en el mundo del deporte, coincidiendo curiosamente con el boom económico nacional. Es digno de analizar por sus características de actitud y comportamiento, y por supuesto por la influencia que puede llegar a tener en el niño o joven: éste, lógicamente, por su edad, inmadura y ascendencia paterna no o materna, asiente a casi todo, desconociendo normalmente las consecuencias que derivan de esa influencia.

¿Cómo distinguirlo?

Es fácil, no suele faltar a casi ningún entrenamiento y partido, pero, ojo, no confundir con padres que acuden por otro tipo de circunstancias (transporte y desplazamiento…) y que suelen mantener una actitud discreta apoyando y animando a sus hijos de una forma elegante y digna de elogio.
“Los otros”, no. Y, suelen tener una actitud activa grabando con vídeo, toman estadísticas, notas técnicas, cuentan los minutos de juego, hablan…, para después utilizar, en general, estos elementos de la siguiente forma: su hijo (y el pobre no tiene la culpa) casi siempre lo hace bien; si lo hace mal, el responsable es el entrenador que no lo entiende o incluso le quiere hacer daño; o que sus compañeros son peores, no le pasan bien, no le bloquean; o que el club no la tiene sus demandas económicas o de material… Siempre hay algo. ¿Cuántos entrenadores colegios o clubs, sobre todo en categorías inferiores, han tenido que soportar a este tipo de personaje?

Ese celo, cariño y proyección mal entendida hace que el niño, o joven, lo vayan liberando de responsabilidades progresivamente, convirtiéndose en un niño consentido y “diferente” al resto dentro de un grupo que debería ser homogéneo, y sobre todo que fuera evolucionando de una forma natural en función de su edad, sin distinciones, uno más, que está aprendiendo el valor de las cosas, ilusión y un espíritu de sacrificio capaz de superar las adversidades que seguro se presentarán.

Por tanto, en vez de orientar las inquietudes del hijo de una forma positiva, terminan convirtiéndose en una especie de manager, defensor de los llamados intereses de su hijo o cliente y todo ello, asómbrense, con chicos en edades tempranas.

¿Cuáles son las consecuencias?

Pues normalmente, cuando el hijo madura lentamente, ya que su proceso es diferente al resto no suele terminar agradeciendo el “apoyo prestado” de su padre, aburrido del juego por la presión que ha tenido que soportar, diluyéndose en un jugador más cuando pudo ser algo más importante. ¿No se dan cuenta del daño que les hacen?


En deportes individuales también se produce este fenómeno: por ejemplo, en tenis, estamos acostumbrados a verlo de una manera habitual, pero existe una gran diferencia y es que sencillamente es una disciplina individual, no participa dentro de un colectivo donde la convivencia es total, por ello entraríamos en otro tipo de educación.


Con algunos entrenadores pasa algo parecido: asumen el papel de descubridor y manifiestan un tanto a la ligera, y de forma irresponsable, las grandezas de su jugador cuando todavía está en fase de formación; jugador que es incapaz de asimilar lo que dicen de él, entre otras cosas por su edad. Si este tipo de entrenadores se junta con un padre-mánager, la mezcla puede ser explosiva para desgracia del chico y su entorno.

En mi experiencia como entrenador he conocido diversos casos de este tipo que he ido analizando con el tiempo; las consecuencias no han sido demasiado agradables y, aunque haya excepciones que confirmen la regla, debemos entender que no podemos adulterar un proceso natural de formación educativa que es básica para el desarrollo posterior de las personas, con la excusa de tener un diamante en bruto, porque en la mayoría de las situaciones terminan siendo un bruto que pudo ser un diamante.”

Javier Imbroda
Seleccionador nacional absoluto (2001-2002)

Webgrafía

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: