Decálogo para padres y madres de deportistas

Algunas veces, demasiadas en ocasiones, nos encontramos con comportamientos y comentarios muy poco apropiados por parte de padres y/o madres dirigidos al deportista, al árbitro o al entrenador.
A continuación presentamos uno de los muchos decálogos que podemos encontrar en internet:
 

  1. La competición tiene que ser una herramienta para formar. No sólo es cuestión de de ganar o perder. También hay que saber cómo comportarse y cómo reaccionar en ambas situaciones.
  2. Los entrenadores y entrenadoras sólo piensan en lo mejor para los deportistas y el equipo. Por supuesto, el interés del grupo prima por encima de cualquier individualidad.
  3. El Respeto es la base de toda interacción.
  4. El éxito y los errores están presentes en todo proceso de aprendizaje. La tolerancia a la frustración y el saber sobreponerse también se tienen que aprender.
  5. En el equipo, no hay sitio para egoísmos. Todos los integrantes deben sumar y entender que están en un grupo.
  6. Entre el jugador y el entrenador debe existir una comunicación fluida. Ambas partes tienen que cuidar esa relación.
  7. Se juega igual que se entrena. Es una máxima que comparten todos los entrenadores.
  8. El compromiso no se mide por niveles, ni por edades, ni por sueldos. Es cuestión de ser coherentes y tomárselo en serio.
  9. Los estudios y el deporte no tienen por que ser rivales. El hecho de no ir a practicar deporte no asegura que el deportista obtenga buenas notas. Es cuestión de organización y esfuerzo en la rutina del día a día.
  10. El entrenador planifica sus sesiones y los ejercicios de la misma en función de los jugadores que habrá. Si no se avisa una ausencia, no sólo está faltando al respeto al grupo, sino que también se le está perjudicando.